fadeoutfadeout
Pletismografía corporal

Pletismografía corporal

La pletismografía corporal, comparada con la espirometría, es el procedimiento de medición más exacto. Mediante una pletismografía corporal (de cuerpo entero), llamada también en medicina “gran función pulmonar”, se determinan la resistencia de los conductos respiratorios y el así llamado volumen residual – o cantidad de aire que queda en los pulmones después de una espiración o exhalación completa.

Este método implica una menor colaboración por parte del paciente. El paciente se sitúa en la cabina del pletismógrafo, una cámara totalmente sellada de cristal, de la que conocemos el volumen. A través de un tubo respiratorio participará en una serie de pruebas. Los movimientos respiratorios del paciente modifican la presión interior de la cabina. Estas modificaciones serán medidas por un sensor, y se corresponderán con la resistencia al cambio de presión de la caja torácica del paciente o de sus alveolos pulmonares. Al mismo tiempo medimos y grafiamos su flujo respiratorio a través del tubo. La representación de los valores obtenidos como diagrama de presión-volumen nos da el llamado bucle respiratorio, que nos ofrecerá una geometría característica según los diferentes tipos de enfermedad pulmonar.