fadeoutfadeout
Ergometría con cinta caminadora

Ergometría con cinta caminadora

Por una parte, utilizamos la ergometría con cinta caminadora, para verificar la condición física o el rendimiento de deportistas. Para ello, juntamente con el electrocardiograma diagnóstico (ergometría), podemos llevar a cabo una espiroergometría. Mediante la medición de las concentraciones de oxígeno (O2) y de dióxido de carbono (CO2) conseguimos determinar de forma muy precisa el umbral anaeróbico. De esta manera podemos elaborar un plan de entrenamiento en función de los datos exactos obtenidos en la prueba de rendimiento.

Por otra parte, mediante la ergometría de cinta caminadora podemos medir el trayecto o recorrido de las piernas al caminar, en caso de tener sospecha o certeza de padecer anomalías en el riego sanguíneo (enfermedad arterial oclusiva periférica, EAOP). Por norma general en este contexto, la cinta caminadora se programa a una velocidad de 3km/h y una inclinación del 12%.

La ergometría con cinta caminadora ayuda a determinar el estado de la enfermedad arterial oclusiva periférica y por tanto es una importante contribución para la planificación de la terapia.